domingo, 6 de enero de 2013

De Camino Al Infierno: Capítulo 12 (Parte 3)

By: Kym Hyun Joong (Kym Ladge)





   Al correr de los años jamás había entendido el por que mis verdaderos padres me habían dado en adopción, y peor, a una familia de otro país, con diferentes costumbres, pero creo que es mejor así. Mi vida ha sido plena, llena de momentos felices y de sonrisas, de recuerdos y anécdotas dignas de revivir una y otra vez. 

   Creo, y recordando, que lo peor que me pudo pasar de niño fue conocerla, saber una tarde de otoño que al igual que a mi a ella también la habían dejado en la puerta de mi casa, también para que mis padres la cuidaran.

   Era una pequeña niña, la cuál estaba en nuestra puerta, en una especie de canasto de mimbre. No estaba bien arropada, y lloraba demasiado. Mamá la tomó en sus brazos he inmediatamente se la mostró a papá, el cuál sonrió de forma extensa y decidió que la conserváramos. Nunca fue mi hermana, jamás lo sería, y a pesar de yo haber llegado a aquella casa donde había vivido mi infancia, de la misma forma que yo, yo no podía amarla, me resultaba imposible, solo guardaba odio en mi corazón hacia ella, y nunca le di una explicación concreta.

   Ella, ella me estaba robando mi lugar, o por lo menos eso creía yo. ¿Quien iba a pensar que con el correr de los años, siendo yo un adolescente, me iba a enamorar de tan hermosa criatura? Resultaba un poco irónico, una jugada astuta y vil de la vida, la cuál no podía contradecir.

   Recuerdo como cuidaba a aquella criatura con todo mi ser, con todas mis energías, como me desvivía por ella, ella era lo único que me mantenía con vida, la amaba como a nada en el mundo, y aún así, aún por mucho que la amara y la protegiera ella no podía ser mía, jamás podría serlo. A los ojos de la sociedad eso se vería repugnante, y aunque los matrimonios arreglados de uniones incestas era muy común y normal, mis padres no accedían a ello.

   Recuerdo como me entere de las raíces de ella. Su padre era un conocido de la familia Knight, mi familia, los cuales solo me dieron el nombre "Kym" el cuál mantengo hasta el día de hoy. He cambiado tantas veces de familia y apellido, que no se si quiera a que lugar pertenezco.

   La criatura tenía hermanas, tenía madre, tenía una familia que la amaba y que sufría por ella, pero, ¿Por que su padre la dio en adopción?, ¿Es que acaso no la quería?, ¿Es que acaso le estorbaba o le aborrecía?, ¿Cómo una persona es capaz de odiar a semejante ángel? Yo lo creía imposible, claro, después de haberla odiado personalmente por más de cuatro años.

   Aún me pregunto por que la odiaba si ella no me había hecho nada malo. ¿Habrían sido sus ojos invernales los que me hacían sentir extraño?, ¿Habrían sido sus labios que me confundían?, ¿Habrían sido sus palabras las que me hacían hacer cualquier estupidez?, ¿Que era lo que provocaba que yo la odiara tanto? Sinceramente, y analizando la situación, si yo no me entendía era muy difícil que entendiera al padre de la criatura el cual la dejo abandonada en la puerta de mi casa con una nota.

   Siempre quise saber que decían aquellas palabras. 

   Han pasado 978 años desde que murió, y yo, yo aún sigo con la curiosidad de saber que decía la  carta, de haberle confesado mi amor hacía ella, de saber que sabor tenían aquellos labios por los cuales yo perdía la cabeza.

   Ustedes se preguntaran, ¿Acaso dijo 978 años? Pues sí, eso dije. Mi nombre es Kym Knight, Kym Hyun Joong, Kym Ladge, Kym Kaulitz, Kym Shadow, tengo tantos nombres que ni yo me lo creo. Debo de admitir que soy un vampiro, el cuál vaga desde que tiene memoria por la tierra, como un alma en pena. ¿Mi vida? No, mi vida no fue muy grata desde que asesinaron a mi madre, Dyana Belle, y desde que asesinaron a mi padre, Tilo Knight. Me gustaría volver atrás, donde aún podía recurrir al seno y refugio acogedor de mis padres, lástima que tendría que esperar hasta su próxima vida para volver a ellos, y ellos jamás me reconocerían.

   Mis hermanos también murieron luego de ese incidente, un ataque en el pueblo, ingresaron todo tipo de criaturas extrañas, criaturas que el pueblo ya conocía, su nombre "Vampiros", que irónico que ahora yo sea uno de ellos, cuando siendo humano les guardaba tanta repulsión, creo que ahora poniéndome en su ligar les tengo lástima, y aún así, sigo guardando repulsión por ellos. 

   Recuerdo como asesinaron a mi madre ante mis ojos. Sus ojos me mostraban valor y amor, se amor infinito que siempre Dyana había mantenido bajo todos sus hijos, aquellos que todos habían sido recogidos por ellos. Sí, Dyana era estéril, pro Tilo la amaba tanto que asumió el hecho de adoptar y recoger niños indefensos rondando por las calles. Y así, mi familia creció hasta ser catorce, doce hermanos y dos padres excelentes y ejemplares, que se amaban tanto que respetaban las carencias del otro. Nunca vi algo tan hermoso como ellos y su amor hacía el mundo.

   Es extraño como mis recuerdas juegan entre el presente y el pasado, y es que la verdad no tengo otra forma de recordar si no es comparando el pasado con el presente. ¿Y por que? Por que la gran mayoría de mi vida como vampiro (A la cuál yo la considero mi segunda vida) fue dominada, controlada y destruida por Jezabel Ladge, mi hermana.

   Pero basta de confundirlos, creo que se están perdiendo todo ya que no entienden nada de lo que hablo, ¿Verdad? Confundir el presente con el pasado, y hacer las respectivas comparaciones creo que solo soy capaz de comprenderlo yo.

   Los invito a hacer un "viaje" por mi vida, desde el pasado y mis inicios, hasta el presente y mi forjamiento en mi segunda vida. Soy Kym y estas son mis vidas.


                                                                ***RACCONTO***


Año 1594: Alemania, hogar de los Knight.


-¿Mamá?- Pregunté sentado en el suelo, a los pies de mi madre la cuál se encontraba tejiendo un tapiz.

-Dime Kym

-¿Quienes son mis verdaderos padres?- Mi madre me miró con rostro sorprendido y dejo su tapiz a un lado, me tomó en brazos y me sentó en sus piernas.

-Nosotros somos tus verdaderos padres cielo. Los que te crearon no lo son. Padre es el que cría no el que engendra mi amor. Y la verdad no se quienes son, así que no te puedo dar una respuesta concreta corazón- Mi madre acariciaba mi cabello mientras yo miraba por la ventana. Aún teniendo doce años de edad me tomaba en brazos como si fuese un niño de cuatro.

-¿Y cómo me encontraron tu y papá?

-A pues era una fría noche de invierno, estaba nevando y alguien tocó a la puerta mientras tu padre y yo les contábamos a los niños historias de hadas. Tu padre salió a ver quien era, pero al abrir la puerta se llevó una sorpresa. Un hermoso bebé, dentro de una canasta, con una manta color celeste y una nota encimase encontraban en los peldaños de las escaleras de la casa. Papá te tomó en sus brazos, entró contigo a casa, leyó el sobre y te dejo en mis brazos. Desde ese día estás con nosotros. No sabíamos cuántos meses de vida tenías, así que ese mismo día que te dejaron en casa decidimos hacerlo tu cumpleaños

-¿Que decía la carta mamá?

-A pues que te cuidáramos bien, y que por razones del destino ella no te podía cuidar, sería poner en riesgo tu vida y la de ella, y por el amor que t tenía que por favor te cuidásemos, y así lo hicimos mi amor. Pero, ¿Por que tantas dudas con respecto a eso? Nunca antes habías preguntado ni te había importado, ¿Por que ahora sí mi cielo?

-No lo se mami, solo tenía curiosidad sobre mi origen. Pero ya no me importa, ustedes son mis padres y me siento a gusto con ustedes, es solo que no entiendo por que ellos me dejaron aquí con ustedes, y no me llevaron con ellos- Mi madre me tomó del mentón y me hizo verla.

-No importa lo que haya pasado hijo, lo agradezco, por esa razón te tengo conmigo, y soy muy feliz por ella. Te apuesto a que tu madre era una excelente persona, solo que por cosas de la vida no pudo cuidarte mi amor, a veces la vida se le complica para algunos seres humanos y ellos no tienen la culpa de ello. Agradezco al cielo que me haya dejado a mi amado hijo aquí, en la puerta, jamás me arrepentiré de haberte recogido Kym

-¿Nunca te ha dado vergüenza saber que no soy tu hijo?, ¿Que ninguno de mis hermanos son tus hijos mamá?

-Eso jamás me dará vergüenza. Yo los amo a todos por igual, y todos son mis hijos, no debería sentirme avergonzada por tenerlos conmigo. Son lo más hermoso que me han pasado, y a pesar de que son muchos eso no importa

-¿Nunca se te ha complicado la vida teniendo once hijos mamá?

-Tal vez si, solo en algunas ocasiones, pero inmediatamente nos arreglamos. Es más hijito  si viniesen a dejarme a otro niño más a las puertas de mi casa no dudes que lo recibiría

   Mi padre llego justo al salón, venía con un conejo en una bolsa, era para comer. Corrí hacía el y lo abracé, mientras el me elevaba en los aires, haciéndome cosquillas. 

-¡Papi!

-Hola hijo, ¿Como estuvo el día con mami?, ¿Aburrido?- De pronto mi madre miró con cara de pocos amigos a mi papá.

-No papi, al contrario, es muy divertido, mamá me cuenta historias y me enseña a tejer tapiz

-Pero que aburrido, cuando seas grande te llevaré a cazar, eso si es divertido

-¡No le enseñes cosas tontas al niño Tilo!

   De pronto golpearon a la puerta. Mamá se levanto del sillón y camino hacía la puerta. Mi padre seguía jugando conmigo. Mamá entro al salón con una canasta en sus brazos y con una nota.

-Tilo, ven a ver esto- La sonrisa de mi madre era enorme, y mi padre me dejo inmediatamente en el piso y camino hacia ella, tomó la nota y la leyó e inmediatamente sonrió. Ambos miraron el canasto con ojos soñadores y se abrazaron. Yo no entendía nada así que me acerque a ver de que se trataba.

-Mami, ¿Que cosa es eso?

-Es... es una niña mi amor- Mi madre sacó a una niña del canasto. Claramente no era un bebé, era una niña ya grande, de unos ocho años o quizás un poco menos.

-¿Una niña?

-Sí, una niña mi amor- Mi madre giró su rostro al de mi padre y prosiguió- Tilo, por favor, ¿Nos la podemos quedar? Es hija de de Balthazar, es nuestro amigo y...- Mi padre puso uno de sus grandes dedos en los labios de mi madre.

-Calla mujer, no digas más, claro que nos podemos quedar con la niña, debemos devolverle el favor a Balthazar. Además, es otoño y hace frío, ¿Cómo podría sobrevivir esta niña sola?- Mi padre sonrió y se volvieron abrazar con mi mamá. 

   No se que me pasaba, pero algo dentro de mi comenzó a crece: Odio.


                                                                           ***


-¿Quien es ella mamá?- Preguntó Beatriz, una de nuestras hermanas mayores. Tenía trece años.

-Hijos, por favor siéntense- Todos mis hermanos, incluyéndome, nos sentamos alrededor del gran sillón de mi madre, al lado del fuego, donde papá, mamá y la niña quien estaba sentada en medio de ellos dos nos miraban con cariño. Nos habían juntado a todos por que tenían que decirnos algo importante.

    A la niña la habían encontrado ayer y había dormido con ellos dos. Su cabello era negro y largo, sus ojos eran grises, como el cielo en invierno, su piel era blanca como la nieve, demasiado blanca, sus labios eran pequeños, y sus manos y pies también. Era bajita de estatura y vestía uno de los vestidos de Alicia, una de las más pequeñas, la cuál solo tenía cinco años.

   Guardamos silencio, y mamá comenzó a hablar.

-Hijos, ayer por la tarde dejaron a esta niña en la puerta. Su nombre es Nessus y ahora será parte de nuestra familia. Tiene seis años y será su nueva hermanita. No quiero escuchar que pelearon con ella o la trataron mal, tal como todos ustedes ella no tiene a donde ir, así que nosotros la recibiremos- Mi madre se giró hacía ella y acarició su cabello- Vamos linda, saluda

-Ho... hola- La voz de Nessus era como un timbre, como algo extraño, demasiado agudo para el oído. Era como el cantar de los pájaros o el sonido de un vidrio al quebrarse, era algo indefinido y que te dejaba sin palabras.

-Mami, si quieres puede dormir conmigo- Elizabeth, la mayor, quien tenía quince años se ofreció con una enorme sonrisa. Lizzi, como todos la llamábamos, era la mejor hermana de todas. Era amorosa, cariñosa y amable, igual que mi madre.

-Muchas gracias Lizzi

   Y esa fue la primera noche con la intrusa en la casa.


                                                               ***FIN DEL RACCONTO***


   Sin duda tener esa clase de recuerdos no resultaban muy gratos con el correr del tiempo, después de todo, era lo único que podía recordar, o lo poco que podía recordar de aquella época en la cuál mi maravillosa infancia se convirtió en la más tortuosa y hermosa, ¿Por que? Todos gracias al amor, el amor que me proporcionaba esa pequeña criatura, que al igual que yo, con el tiempo creció, y así se volvió una adolescente, lógicamente, cortejada por muchos chicos mayores. Agradecía con todo el corazón que mis padres fuesen de una mentalidad distinta  por que no permitían que ningún chico se acercará o pidiese la mano de Nessus.

   Recuerdo cuando llego la tapa de su adolescencia, cuando tenía quince años, cuando todo cambió para siempre en las vidas de todos.

   Me preguntaba siempre por que ya no seguía preguntando por "Bill", "Simone" y "Tom". Ella decía que eran sus hermanos, y que Simone era su madre, que los extrañaba y que la estaban esperando, pero mi madre jamás quiso oírla, y así con el tiempo, dejo de preguntar por ellos. 

                                       
                                                                       ***FLASH BACK***


-Kym, juguemos a algo, ¿Sí?- La voz de Ness me sobresalto. Estaba durmiendo en el pasto, en el bosque, y ella apareció de la nada.

-Ah, hola Ness. ¿A que quieres que juguemos?- Ella ya tenía quince años y yo tenía diecisiete. Siempre pensaba es cortejarla, y hablar con mis padres para ver si me daban la oportunidad. Después de todo, Hansel y Beatriz, a pesar de ser "hermanos" se les permitió estar juntos. 

-No lo sé, dime tu- Ella se lanzó a mis brazos y se acurrucó en ellos. Era una experiencia realmente religiosa tenerla en mis brazos.

-Mmm... que tal si dormimos un poco y luego vamos a casa a leer un poco ¿Te parece bien?- La verdad era que no quería que saliese de mi regazo.

-¡Sí!, buena idea, me gusta- Ella se acurrucó aún más en mi pecho y luego de unos minutos de paz y tranquilidad en el claro del bosque sentí como su respiración tranquila y sus murmullos del sueño que estaba teniendo se hicieron presente. Siempre me había causado gracia cuando hablaba dormida, era algo que no me gustaba perderme.

   Cerré los ojos, y al igual que ella me desvanecí en un sueño delicioso y profundo.

                                                                         ***

-Kym... Kym...- Los susurros de Ness me despertaron. Ya era de tarde y nos habíamos quedado demasiado tiempo dormidos- Hermano despierta, debemos ir a casa a leer

-¡Oh, si! claro- Me levanté de un salto y la levanté a ella también.

   Caminamos de la mano hasta casa. Ninguno de los dos decía nada, y es que el silencio era demasiado cómodo y hermoso para romperlo fácilmente, el ambiente producido entre ambos no podía ser más apaciguador y la tarde era hermosa, aunque hacía mucho frío y todo estaba cubierto de nieve y hielo.

   Llegamos al pueblo pero nos llevamos una gran sorpresa: Toda la gente en el pueblo corría, gritaba y lloraba desesperada. Muchas sombras muy ágiles y rápidas se lanzaban sobre ellos, directo a la yugular y los mordían, quitandoles todo el líquido vital. Inmediatamente se me vinieron a la cabeza las historias que nos contaba nuestro padre, sobre los vampiros, aquellos monstruos nocturnos que bebían sangre humana. 

   No podía ser, a pesar de que papá y mamá habían dicho que eran reales yo jamás les creí, y ahora, de la noche a la mañana, en un abrir y cerrar de ojos estaban matando y alimentándose de todos los habitantes del pueblo.

   Miré a Ness, preocupado. Sus ojos estaban desorbitados, estaba llorando y me apretaba fuerte la mano. La casa no estaba tan lejos y teníamos que ser capaces de correr lo que más se podía para llegar bien allí.

   Tomé su mano con fuerza y corrimos rápido hacía la casa. Ningún vampiro se dio cuenta de nuestra presencia, pero al ingresar a la casa fue otra sorpresa más. Todos nuestros hermanos estaban en el piso, desangrados con unas grandes heridas en sus cuellos. El piso estaba repleto de sangre, y un vampiro tenía a mamá por el cuello.

-¡NOOOOO! ¡ Váyanse!- La voz de mi madre era desgarradora mientras me miraba a los ojos con un valor incalculable.

   Un vampiro salió de una de las habitaciones y me tomó por el cuello, separándome de Ness. No me importaba morir, pero no quería que le hicieron daño a ella.

-¡Nessus vete de aquí! ¡Corre!- Grité con toda la fuerza que pude, tratando de liberarme del agarre del vampiro.

   Nessus corrió, salió por la puerta asustada y vi como su silueta desaparecía, perdiéndose en el bosque. Al menos tenía una débil posibilidad de sobrevivir, y lo agradecía.

-¡Oh, pobre chiquillo, quedará sin mamá!- Recién ahí me percaté de que la persona que me mantenía atrapado era una mujer, una vampira.

-¡A quien demonios le importa!- El vampiro que tenía sujeta a mi madre me miro con odio y supe que ese era mi fin- Además, dejaste escapar a la chica

-No seas imbécil, de la chica se encargara Naizeth- ¿Naizeth? Había escuchado a Nessus hablar sobre ella, supuestamente ella era su hermana mayor pero no la conoció. Eso significaba que... ¿Que su hermana mayor era un vampiro y la mataría?

-Bueno, si tu lo dices- De pronto el vampiro me miró- Las últimas palabras para tu madre chico

-Mamá... Te amo, gracias por todo lo que me has dado y es un verdadero honor morir junto a tu. Eres y siempre serás la mejor mamá del mundo, te amo, nos veremos en el otro lado- Lágrimas comenzaron a salir de mis ojos mientras los dos vampiros se reían de mí. Mi madre me miraba con ternura y con lágrimas en los ojos. Yo estaba demasiado asustado, y ella parecía muy tranquila.

-Últimas palabras para el ojos rajados- Ambos se rieron y mi madre me sonrió como nunca antes.

-Nos veremos en el otro lado Kym, te amo- Y eso fue lo último que vi y oí, antes de que el vampiro se lanzara a su cuello y la matará poco a poco, bebiendo su sangre.

   Ese era mi final


                                                                     ***FIN DEL FLASH BACK***

                                                               
   Lamentablemente no fue mi final. Hubiese sido un gran premio el hecho de me hubiesen matado ese mismo día junto a mi madre pero no fue así, me dejaron vivo y me llevaron con ellos, para terminar en lo que soy ahora.

   Cuando llegue al castillo y sus instalaciones me enteré de lo peor: Nessus había muerto. También me enteré de que Bill, su hermano estaba ahí, lo habían capturado, y tiempo después a Tom, el hermano gemelo de Bill, ambos, hermanos biológicos de Ness. 

   En las largas noches en nuestras celdas hablábamos, teníamos conversaciones extensas con respecto a lo que nos deparaba y sobre nuestras vidas, y aún así, a pesar de que lloraba todas las noches por Nessus jamás les comente sobre ella, aunque ellos si. Me dijeron que tenían una pequeña hermana a la cuál su padre se había llevado y no habían vuelto ninguno de los dos. Bill también dijo que la había encontrado después de mucho tiempo, que permanecieron alrededor de cinco días dentro de un árbol hueco, hasta que los encontraron y Naizeth la asesino. Dijo que la amaba y que no le importaba que fuese su hermana. La verdad yo estaba igual que Bill, y preferí vivir mi luto sin comentarlo con nadie. 

   El resto de mi segunda vida como vampiro es difícil de describir. Recuerdo que me convirtieron y me hicieron participe de la familia Ladge. Bill y Tom también se habían convertido en vampiros pero habían logrado escapar, me hubiese gustado ir con ellos, pero no pude hacerlo, me había acobardado.

   Jezabel, ese era el nombre de la chica que había estado presente en la muerte de mi madre en mi casa, la cual me había llevado al castillo de Naizeth y que también me había convertido. 

   Jezabel me dominaba, lograba dominar todos mis sentidos. Sabía lo que pensaba, sabía lo que hacía, lo que soñaba, lo que recordaba, lo que deseaba. Ella lo sabía todo, y con su extraño don pudo estar dentro de mi y manejarme a su antojo. Lástima que después de tantos años se descuido, creyendo tener el control absoluto sobre mi.

   Se equivoco.

   Me escape, dejando el bando de Naizeth y de la familia Ladge, dejando a todas mis hermanas atrás. Era el único hombre de la familia Ladge, y con quienes más me había encariñado había sido con Yuriko  y Zakura. Ambas también eran de rasgos parecidos a los míos. Ambas eran de japón, y ellas me dijeron que por mis facciones yo debía ser de Corea. Ellas eran mellizas, y las adoraba, pero según habíamos planeado y acordado antes de que yo me fuera, ellas tenían que quedarse con los Ladge y estar informándome de todo. 

   Pasé a ser únicamente Kym Hyun Joong. ¿Por que de pronto ese cambio de nombre? Por que volví a pertenecer a una familia diferente. Eran coreanos y me recibieron con los brazos abiertos, lógicamente eran vampiros. Viví muchos años con ellos hasta que me encontré con Bill otra vez, el cual lógicamente me consideraba un traidor.

   Arreglamos las cosas, volví a Austria donde Bill me encargo por sobre manera que protegiese a Nessus y así lo hice. Verla otra vez era shockeante después de tantos años. Ella claramente no recordaba nada, toda esa información estaba almacenada en algún lugar de su cerebro la cual no saldría de la noche a la mañana.

   Y ahora estoy aquí, listo para matar a mi familia. Fue un corto y preciso resumen, aunque me pregunto si lo habré contado completo. Bueno, como buen vampiro, estoy loco, y al estar loco siempre estoy confundiendo el pasado con el presente, y la realidad con la fantasía, tal vez todos los recuerdos que tengo fueron implantados por Jezabel. Espero y todo lo que se sea verdad, no quiero que ustedes me tilden como loco, ¿Verdad?

5 comentarios:

Holaaaa! después de tanto tiempo sin subir capítulo les dejo la parte 3 del capitulo doce. Espero les guste de todo corazón y les deseo un feliz año nuevo bastaaaaaaante atrasado Jajajajajaja! Besitos Psicóticos..... *---* Se despide Atte. Assarrya Ludnago. *o*

o me encanto y perdón por no haber leído antes pero mi compu la tenía alguien más ¬¬ y me encantó la vida de kym lo ameeeeeee lo amo y lo amaré *-* por cierto te gusta el K-POP????? :) si es así considerame como otra hermana ami también me encanta :)y amo a ss501 (eso si ami me gusta park jung min) *-* y por supuesto que no kym no te creo loco *-*.
Amé el capitulo y espero el otro :)
att: majo

La verdad es que sí Majo, me fascina el K-POP! ^_^ Y soy fanática de Kym!! *---* Gracias por haber comentado y me alegra mucho que te haya gustado el capítulo :D

una pregunta mas, conoces a teen top? :D esq pues a mi me encanta att:majo

No, pero creo que comenzaré a escucharlo :D al parecer es bueno! *---*

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por tu comentario!
Será moderado a la brevedad y si es el caso tendrás respuesta oportuna! ;)